Inicio / Local / Llega al Puerto de Seybaplaya más de 300 mil toneladas de balasto para el Tren Maya

Llega al Puerto de Seybaplaya más de 300 mil toneladas de balasto para el Tren Maya

… El material es utilizado para la construcción de los tramos 2 y 3 del Tren Maya 

…La APICAM otorga todas las facilidades para el arribo de las embarcaciones, así como la descarga y salida del producto

A través del Puerto de Altura y Cabotaje de Seybaplaya, han llegado a la entidad un total de 338,477.67 toneladas de balasto, material utilizado para la construcción de los tramos 2 y 3 del Tren Maya. 

Para la movilización de esta importante cantidad de balasto, se han realizado 47 viajes en total desde el Puerto de Veracruz hasta esta comunidad portuaria del estado. El material se moviliza por medio de chalanas y remolcadores de diversas empresas prestadoras de servicios. 

Debido a la importancia de la obra ferroviaria y por indicación de la gobernadora Layda Sansores San Román, el director general de la Administración Portuaria Integral de Campeche (APICAM) Agapito Ceballos Fuentes, ha otorgado todas las facilidades para el arribo de las embarcaciones, así como la descarga y salida del producto. 

El primer viaje llegó el 1 de noviembre de 2021 con 7, 356.38 toneladas, en tanto que el arribo más reciente de este año fue el 31 de agosto con 294,792.73 toneladas. El balasto continuará llegando hasta concluir la obra, pero en los 47 embarques que han arribado suman ya 338,477.67 toneladas del material pétreo. 

Por viaje, cada chalán y su remolcador transportan alrededor de 7 mil toneladas de balasto, cuyo uso extendido internacionalmente es en la construcción de vías férreas. El balasto es el material mineral de alta resistencia que envuelve los durmientes sobre los que se apoyan los rieles del ferrocarril; en este caso, para los tramos 2 Escárcega-Calkiní y 3 Calkiní-Izamal.

Cabe mencionar que las funciones del balastro son dar firmeza a la plataforma, distribuir las cargas que produce el ferrocarril al pasar hacia las capas de terracerías inferiores; ofrece una muy buena amortiguación de las vibraciones que genera el convoy al deslizarse sobre los rieles y drenar las aguas pluviales, evitando que se deteriore el conjunto.